17 julio, 2012

José Francisco Díaz-Salado "La Voz Silenciosa"

ENTREVISTA
La Esfera tiene rostro y también voz. Turno para José Francisco Díaz-Salado (La Voz Silenciosa). Él pone voz a los textos publicados en La Esfera, para que surquen el espacio y lleguen a nuestros sentidos en forma sonora.



José Francisco Díaz-Salado, o lo que
es lo mismo: La Voz Silenciosa
Antonio Guerrero. En tu trayectoria veo a una persona polifacética: radio, televisión y hasta la interpretación. ¿Cómo es que un ser tan extraordinario llegó a la Esfera Cultural?


José Francisco Díaz-Salado. Contestaré a esta pregunta que, además, es la primera, siempre que no se tenga en cuenta lo de “extraordinario”. Aunque, quizás, tuviera sentido el adjetivo calificativo considerando que no soy escritor ni poeta. Que estoy aquí como un submarino en una bañera. Pero la radio, la televisión y la interpretación nacieron de una voz que Dios me entregó y que puse a disposición de los demás, por si podía servir de algo. Y aquí tuve una acogida de tal magnitud que me siento “esféricamente enamorado”. Por lo demás, soy un simple aprendiz de todo y maestro de nada.


A.G. He leído en tu biografía que actualmente haces un programa de radio a media noche. Incluso he visto una frase magnífica: "La muerte entre comillas". ¿Qué podrías decirnos sobre ello?


J.F. El 4 de agosto de 2008 nació La Voz Silenciosa. Un programa con la idea de
acompañar a quienes desean entrar en el sueño reparador o en el trabajo cotidiano. Y a ese sueño reparador lo llamé “muerte entre comillas” porque creo que mientras duermes no vives. Simplemente es mi forma de pensar. Además, nunca he dormido más allá de 4 ó 5 horas. Ansío vivir la vida desde pequeño. Y para eso hay que estar despierto.


A.G. Desde el extrarradio de literatura, me refiero a otras artes, me gustaría saber cuál es la visión de un libro, de un relato, de un poema. ¿Tienes y tengo la misma impresión del formato papel?

J.F. Una forma de que la creación literaria llegue a futuras generaciones es plasmarla en papel. Hoy, gracias a los avances tecnológicos hay muchas más. Sigo pensando que un libro, un relato, un poema en papel, es algo que hace que la obra de una persona, se transforme en personal para quien lo posee y lee.

A.G. Por ejemplo ¿crees que se podría interpretar el pasaje de un libro en un escenario? y ¿Una teatralización puede ser llevada literalmente al papel? Con esto me refiero a los diferentes registros artísticos y de ventajas e inconvenientes.

J.F. Un libro se puede teatralizar perfectamente. Como se puede llevar al cine. Es sólo cuestión de adaptarlo. Un buen profesional lo pondrá en escena sin ningún problema. Después de todo entre una versión cinematográfica o teatral y su origen literario siempre hay diferencias. A veces muy grandes. ¿Por qué? Por una sencilla razón. Lo que leemos lo personalizamos y eso hace que cada lector tenga una visión distinta. En cuanto a la otra parte de la pregunta. Una obra teatral nace de un texto escrito. Y la forma difiere mucho de una novela por ejemplo. Eso sí, se podría crear una buena historia de una obra teatral. Se respetaría la idea y se le daría la forma adecuada.

A.G. Pero hay algo más: La Esfera Cultural. Otra de tus actividades, la que a mí mas me interesa. ¿Cómo es tu actividad dentro de esta plataforma que tanto hace por la labor literaria?

J.F. La Voz Silenciosa tiene dos partes. La cultural y la musical. En la primera: cuentos, relatos, micro relatos, historias de todo tipo e incluso alguna cosa escrita por mí tiene su espacio. Su Momento. Así lo denomino: Momento. En la búsqueda en el mundo de Internet de textos, un día, encontré a La Esfera Cultural. Y leí un relato. Ya no recuerdo cuál fue. Luego escribí pidiendo permiso para seguir leyendo algunos porque me gustaron y mucho. Francisco Concepción Álvarez “Franco” me dijo que sin ningún tipo de problema. A partir de ahora cada día intento leer lo mejor posible uno de los textos contenidos en esa maravillosa esfera. Creo que ando ahora por los cuatrocientos y pico. Y ha surgido además una amistad y un grado de colaboración en el que me siento feliz. No creo que mucha gente pueda tener el privilegio de poner en audio cosas tan hermosas.


A.G. Cuando leo fragmentos de la Esfera Cultural pienso que la literatura en cualquiera de sus fases y voces, como perspectiva ética, es una actitud honrada ante la vida. Las letras pueden mejorarnos y hasta curarnos interiormente. ¿Estás de acuerdo?

J.F. La persona y por extensión la sociedad debe estar debidamente culturizada. Y eso conlleva añadir, además de los estudios escolares o universitarios, un trabajo constante de lectura y comprensión de lo leído. Los diccionarios deben utilizarse como quien se alimenta. A diario. Añadir conocimiento es un deber que hemos de cumplir. Porque si procuramos saber más, seremos más. O por lo menos mejores. Desde leer una novela mala a un best-seller. Sólo conociendo los extremos se puede llegar a apreciar y a extraer lo que nos interese. Leí que para que las cosas cambien hemos de cambiar nosotros. Y es algo con lo que estoy totalmente de acuerdo. Mejorar y curarnos interiormente. Gracias por la frase. La anoto. Me ha gustado mucho.

A.G. No hace mucho algunos integrantes publicaron un libro colectivo: Oscurece en Edimburgo ¿Qué podría decirnos de él?

J.F. Estuve en la génesis de ese libro. Una idea fantástica. Increíble. ¿Cómo pueden siete personas tan distintas crear una historia de esa forma? No son siete historias y siete autores, no. Es una sola y siete los que la escriben. Y no sé de qué forma pedí permiso y grabé un audio con un capítulo, creo que fue el número 14. Luego me pidió mi amigo Franco (si no existiera habría que inventarlo) que grabara un resumen. Y al final fueron 14 los capítulos que vieron la luz en formato de audio. Repito. Un trabajo increíble, fantástico. Me enamoré de él en cuanto lo vi. Flechazo puro y duro.

A.G. Como a todos debo preguntarte algo: sobre unas definiciones. ¿Podrías decirme que son para ti estas experiones? La primera es: La mirada zurda y la segunda: El fuego zurdo.

J.F. Conocer a quienes estamos en La Esfera Cultural es una muy buena idea. Por los textos que escriben he ido sabiendo de ellos. Pero lo que pares o vomitas en formato de relato o cuento… o poema, no es realmente lo que tú eres. En una entrevista como esta de la mirada zurda, vas un poco más allá. Desvías la mirada del papel y vas al centro neurálgico del autor, de la persona. Es interesante o no. Pero por desconocida es deseada. Es el morbo de quien quiere ver desnudo a un personaje famoso. No tengo ese problema. No soy escritor, solo colaborador de esta Esfera, por tanto la mirada zurda en mi caso es tan solo un poco bizca. Y en cuanto al fuego zurdo, y siendo sincero, no tengo ni idea de lo qué es. Lo siento.