22 marzo, 2013

Cansado ya de estar harto



«He tomado una decisión y es inapelable, inamovible, inevitable, ineludible y necesaria. Cuando den las cinco, las cuatro en Canarias, me marcharé de la que ha sido mi casa durante años, y nada ni nadie lo podrán impedir. Es tiempo de volar por mí mismo. Estoy más que harto de tanta norma estúpida y de tanta clausura. Hoy, por primera vez en mi mecánica existencia, tomaré las riendas de mi vida y será a las cinco de la tarde. ¿Por qué precisamente a las cinco? No es una elección arbitraria y tengo dos razones bien meditadas y de peso suficiente. La primera, por hacerlo poético; siempre me gustó Lorca y aún recuerdo el eco de los versos del llanto amargo por Sánchez Mejías y la segunda, porque odio el olor del té desde que alcanzo a recordar.

Si por alguien lo voy a sentir es por Clarita, la pequeña de la casa, que siempre me observa con su carita embobada.

Cinco menos cuarto y estoy listo; en poco más de quince minutos me libero. Ya están todos preparados en el salón para tomar el té. ¡Cómo aborrezco ese olor! La maquinaria del tiempo ha comenzado ya su cuenta atrás…»

Cinco en punto de la tarde. El pajarito del reloj de cuco saltó de su casita lanzándose al vacío y estampándose brutalmente contra el suelo. En el salón prosiguieron tomando su té como si nada. “Comparemos otro. El viejo cuco daba problemas”.

Entretanto, Clarita comenzaba a muequear un inicio de llanto.

Texto: María Sergia Martín González

Narración: La Voz Silenciosa