24 mayo, 2013

Documenta minima

El blog del Viernes

Literatura condensada en la época de la brevedad.

Así se nos presenta "Documenta minima". Es una manera diferente de presentarnos un libro. A veces acudimos a blogs de crítica literaria para que se nos presente un libro y saber la opinión de quien lo leyó. A veces en esos blogs de crítica literaria encontramos opiniones que en modo alguno van a tener que ver con la opinión que luego tengamos nosotros, porque la opinión es algo tan subjetivo y dependiente de lo preestablecido por nuestros gustos o manera de ver las cosas, o el mundo, que a menudo ocurre que cien personas hacen cien lecturas distintas de un libro. Por eso muchas veces me pregunto: ¿para qué hacemos crítica literaria? Y yo la hago, pero a veces me pregunto ¿por qué lo hago? Al final me digo: para decir lo que pienso y si no te gusta, pues nada, mala suerte, pero eso es lo que pienso y ahí queda para que lo lean. Pero ¿qué aporto con ese juicio de valor tan subjetivo, tan personal?

Documenta minima no tiene más pretensión que la de presentarnos el libro, y punto. Nunca lo había pensado. En dos líneas nos presenta el libro: nombre, nombre del autor, editorial y número de páginas. Ya está. Luego (a veces, no siempre) una breve descripción
de lo que nos vamos a encontrar. A menudo una breve reflexión (no más de dos líneas) sobre lo que le ha supuesto leer el libro, al autor de la reseña; un comentario plagado de emoción y carente de tecnicismos. Y finalmente (y es lo que me gusta) algún o algunos breves pasajes de lo que nos podemos encontrar dentro, pasajes que por lo que leo están muy bien seleccionados.

Dos aspectos del blog que dirige Máximo me han gustado mucho. En primer lugar su buen ritmo de entradas: cada día encontramos una, lo cual es un ritmo muy alto y difícil de mantener sobre todo tratándose de un blog dedicado a reseñar libros. Por otra parte que nos presenta a autores menos conocidos, y entre tanto desconocido igual nos decidimos a conocer a uno y así somos pioneros y no lectores de lo que marcan las modas. Les invito a bucear. Yo me he encontrado a uno: Rafael Argullol. Tiene un libro titulado "El puente de fuego" y he leído una frase que me ha dejado muy pensativo: No cierres la puerta al huésped que llega de improviso, por temor o por fastidio. Puede ser que haya llegado a tu casa la mejor parte de ti mismo. Sugerente, ¿no? 

Yo tomo este blog como un huésped al que alojo en mi ordenador: sin duda mejora el directorio de blogs que tenía.


Visitar "Documenta minima"
Visitar más blogs aquí
Crítica: Miguel A. Brito