26 junio, 2013

¡La memoria del espejo!



Cinco minutos… ¿Listas, chicas?...
Base de maquillaje ¡Vaya!, se está terminando... Lore, ¿me dejas la tuya?... Cógela tú misma, Yeny.
¿Alguien ha visto mis pestañas?... ¡Están aquí!...

¡A escena!

El mismo vodevil dura ya varios lustros y percibo que, últimamente, las risas y las burlas son más frecuentes que los aplausos y ovaciones. El Gallego debería retirar este anticuado espectáculo y dar un aire nuevo al local, o venderlo. Es un buen tipo y pierde dinero connosotras. La Lore opina como yo, pero la Vane dice que aún es un gran show. Pobre Vane. Hoy ha confundido varios pasos de baile y los abucheos y pitidos nos han impedido continuar. El Gallego ha sacado pecho y nos ha defendido como un león. Luego ha acudido a consolar a la Vane. Creemos que siempre estuvo algo enamoriscao de ella.

Es hora de dejarlo Lore… Sí, Yeny, sí…

Con algodón de desmaquillar, impregnado en crema hidratante, voy borrándome los ojos, las cejas, los labios y este absurdo lunar en la mejilla… Y mi espejo; ése que antaño me hacía guiños, hoy me devuelve la tierna imagen de un hombre viejo y demasiado solo, cansado de interpretar por más tiempo su comedia.

Texto: Towanda
Narración: La Voz Silenciosa