07 junio, 2013

La rueca de Aurora

rueca

Hoy es viernes, y como cada viernes aquí nos encontramos de nuevo. 
He pensado hoy, ¿por qué no?, dar una vuelta de tuerca a esta sección del blog de los viernes. Aquí ruedan entre nosotros muchos amigos. Amigos escritores, amigos lectores, amigos colaboradores, amigos que se atreven a dejarnos sus palabras, amigos tímidos que agazapados no se atreven a saltar: ¡saltad!, ¡sean centro, núcleo de la esfera!, al menos por un día. 

Vosotros, los que nos seguís, merecéis un capítulo en mi sección, así que cada viernes primero de mes tendréis vuestra oportunidad si en algún momento me fijo en vuestras casas virtuales, los que tenéis un lugar en la red. 

Hace unas semanas Érika me habló de que empezaba una nueva aventura con su blog "La rueca de Aurora". Érika nos cuenta cuentos. De hecho su presentación del blog no es el típico "Me llamo Érika y soy residente en Torrevieja, Alicante...". No señor. Erika se
nos presenta como lo tiene que hacer una cuentista, contándonos un cuento, como debe ser, un cuento delicioso por cierto; un cuento que nos habla de tardes de pensamientos que salen fluidos por la boca al ritmo del girar de una rueca, y de hilos que se convierten en papel donde quedan inmortales las palabras, que de habladas pasan a escritas y de escritas pasan leídas, sentidas, recordadas. 

 Así es Érika que tiene un blog de diseño acuentonado, de colores apastelados, acogedores. Su casa está muy ordenada, como marca la norma en todo blog que se precie, y en ella podéis leer sus publicaciones, sus aportaciones, sus reflexiones. Algunos cuentos largos, otras cortas frases con mucho fondo, porque así son los que cuentan cuentos: jugando con cosas cotidianas para dibujar mundos inmensos, donde encontrar nuestra razón.

Hasta el próximo viernes y no dejéis de visitar La rueca de Aurora este fin de semana. Seguro que os lleváis algo para recordar.

Visitar "La Rueca de Aurora"
Visitar más blogs aquí
Crítica: Miguel A. Brito