02 septiembre, 2013

Horizonte triangular

Solo un triangulito de tela me separa de la total desnudez. Si miro al horizonte y te busco en la distancia, te encontraré mirándome, a través de los prismáticos. Seguro que una de tus fantasías es que un golpe de mar deshaga los pequeños lazos que descansan en mis caderas y la frondosidad que imaginas entre mis piernas se muestre solo ante tus ojos. Creo que voy a simular que no puedo luchar contra la corriente, a ver si, de una vez, bajas de tu torre de vigilancia, me tomas entre tus brazos y me devuelves el aliento, al juntar tus labios a los míos. El verano está a punto de terminar y, por lo que veo, detrás de tu torso perfecto, de tus piernas fuertes, torneadas, se esconde un tímido enfermizo. No pasa nada, mi aspecto delicado oculta una mujer decidida, apasionada. Ya lo verás cuando te atrape entre mis muslos y no te deje marchar. No sé si, entonces, desearás que hubiera sido una sirena.

Texto: Ana Crespo Tudela