08 noviembre, 2013

Cosas que (me) pasan.

Nuestras vidas tienen mucho de interesante. Si no, piensen un rato. Un libro que impacta, una película que nos abre los ojos sobre un problema que teníamos y que nos cegaba. Una anécdota. Sí una anécdota, que con un poco de chapa y pintura se convierte en todo un relato existencialista. Una imagen, sí también una imagen que con un poco de malabarismo convertimos en toda una expresión artística.
No hay que irse muy lejos para resultar especial. Sólo con mirar nuestras vidas, lo cotidiano, tenemos material de sobra para crear un personaje.

Ella se llama Molinos. Sí, Molinos, así sin más. Y tiene este espacio "Cosas que (me) pasan", con ese (me) entre paréntesis como para expresar un "me" condicional o misterioso, que no sabemos si es o no, como su nombre o su procedencia.

Es lo que se llama una "bloggera" en toda regla, con una amplia trayectoria desde el año
2008 y con entradas de lo más entretenidas, donde hay un poco de todo como en la vida misma: relatos, reflexiones, consejos, reseñas,… Por eso quizás me resulte tan familiar, me haga sentir tan como yo, picoteando un poco de aquí o de allí.

Su tono es fresco, nada académico, muy del que se sienta a tu lado para contarte qué piensa, qué pasa; y siempre hay algo que llevarse, como esas doce razones para leer a Muñoz Molina o esa reseña tan irónica y divertida que nos habla de los Molinos, ese pueblo cerca de Madrid.
Y si de compartir reflexiones hablamos tampoco se queda detrás. A mi me ha gustado esa reflexión sobre los móviles y nosotros.

Así podría seguir y seguir porque hay muchas entradas curiosas. Os dejo para que lo comprobéis y dejéis por aquí qué es lo que más os ha gustado. Hay mucho donde perderse en estas "Cosas que (le) pasan", ¡vaya si le pasan cosas!

Hasta el próximo viernes.

Visitar "Cosas que (me) pasan"
Visitar más blogs aquí
Crítica: Miguel A. Brito